miércoles, 14 de enero de 2015

El rincón del cine/The imitation Game (Descifrando Enigma)



THE IMITATION GAME (DESCIFRANDO ENIGMA)
Cartelera de la película


De las múltiples películas que se han filmado sobre la II Guerra Mundial, pocas o muy pocas, han tratado el magnífico logro que gestó el joven Alan Turing, (considerado hoy día precursor de la informática moderna) y su, en principio, escéptico equipo, en la labor para descifrar la máquina enigma. Una selección de códigos de letras sin sentido que escondían todo un entramado de mensajes con el que los nazis se enviaban mensajes sin el temor, que aún siendo interceptados por los aliados no fueran de utilidad alguna para ellos.
Cada noche a las 00:00 la maquina enigma cambiaba sus códigos, con lo que el trabajo de todo un día dejaba de ser útil y había que volver a empezar. Y entonces ¿Qué se podía hacer?, necesitaban algo con lo que hacer frente cada día a ese galimatías de letras y palabras sin sentido, y ahí precisamente, entraba la inteligencia de Turing, perfectamente interpretado por Benedict Cumberbatch. Entró a regañadientes en un equipo formado por los mejores matemáticos de la época para volverlo todo patas arribas con sus métodos un tanto discordantes, que finalmente dieron el fruto esperado.
Pero en esta historia de mentiras, espionaje y engaños, no sólo asistimos a los logros a nivel profesional del protagonista, es también su parte humana la que se muestra desde la infancia a la edad adulta a modo de flashback, para que entendamos el sentir y el proceder de nuestro protagonista.
En su vida la superación es una constante permanente; el rechazo le acompañará siempre, haciendo de su inteligencia un instrumento para avanzar a lo largo de las distintas etapas de la vida. Su orientación sexual, considerada un delito en aquella época, las trabas a las que ha de enfrentarse una y otra vez durante la ejecución de sus investigaciones, como ganarse el respeto de su equipo y de sus superiores, deseosos de tener el más leve motivo para echarle, lejos de amedrentarle le motivaban a seguir adelante. Romper con los convencionalismos fue una constante en su vida, como tener a una mujer (Keira Knightley )en su equipo y hacer lo que fuera para mantenerla, hasta el punto de querer casarse con ella para evitar su marcha.
Cansado de luchar y de reivindicar para sí mismo una igualdad y una normalidad casi nunca conseguidas, precipitó su final y no fue, sino, como suele pasar con los genios, que muchos años después se reconociera su éxito.
Historia bien interpretada y contada que no decae en ningún momento y que entretiene y muestra que a veces de un pequeño detalle se pueden conseguir grandes cosas.
Marian Rivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario