martes, 24 de febrero de 2015

El rincón de mis lecturas/La dama de blanco.

LA DAMA DE BLANCO DE WILKIE COLLINS.
Portada de la novela


Se trata de una conocida obra de intriga que fue publicada por entregas entre los años 1859 y 1860 en una revista, dirigida por el también genial escritor Charles Dickens, amigo personal del autor.
Nos encontramos ante una historia basada en hechos reales en la que como suele decirse, la realidad supera a la ficción. Varias veces llevada al cine y al teatro, el argumento se centra en la historia de Laura Fairlie, la joven heredera de la fortuna de la familia Fairlie, cuya posición y dinero serán objeto de deseo de Sir Percyval Glyde el hombre al que su padre dejó prometida en matrimonio en su lecho de muerte.
Laura sin embargo, lejos de corresponder con sus sentimientos a los deseos de su padre, entregará sin pretenderlo su corazón a Walter Hartright su profesor de dibujo, el cual, muy a su pesar, tratará de renunciar a su amor por ella poniendo un océano de por medio, mientras Laura se ve abocada a un matrimonio que se convertirá en su perdición.
Walter regresará tiempo después para luchar por ella, y junto a la ayuda de Marian Halcombe, medio hermana de la protagonista, se llevará a cabo una lucha sin cuartel contra su despiadado marido y el sibilino de su amigo y compañero de fechorías el italiano Conde Fosco, cuyo eje central será la misteriosa Dama de blanco, poseedora de un secreto que Sir Percyval no está dispuesto a que se descubra.
La exquisita pluma de Wilkie Collins nos adentra en un mundo de secretos y mentiras en el que conforme se va avanzando te vas sorprendiendo cada vez más. Se trata sin duda de una de las mejores novelas negras que he leído, en la que la profesión de abogado de su autor queda reflejada en los pasos que Walter Hartright lleva a cabo para desestabilizar todas y cada una de las mentiras durante el curso de su investigación para buscar la verdad.
Se trata de una obra sobre como la avaricia y el medio a perderlo todo, impulsa la capacidad del ser humano para realizar todo tipo de argucias, con tal de llevar a cabo sus propósitos. Los personajes están perfectamente definidos y más de una vez con su proceder puedes llegar a pensar en la lectura de algunos pasajes, que triunfará la maldad sobre el bien, pero como se suele decir, la justicia aunque lenta siempre acaba llegando, tanto en la tierra como en el cielo.
Es una obra muy bien contada, dotada de grandes sorpresas, con una historia de amor de telón de fondo y de un suspense que no decae en ningún momento. Me ha encantado.

Marian Rivas