martes, 12 de enero de 2016

El Rincón de mis Publicaciones/ Conociendo a los personajes: Evelyn de El Secreto de Evelyn









Evelyn
Evelyn es el alma de la historia. Su misión no resulta sencilla, ha de arrastrar junto a ella al lector y llevarle por el torrente de emociones que sufre a lo largo de todas y cada una de las páginas de la narración.
Ella es una chica joven que acepta su destino, inmersa en una vida de dureza y trabajo, se mantiene en alerta constante tratando de pasar desapercibida ante los ojos de los hombres.
Era importante y necesario que fuera un personaje con la fuerza suficiente para sobreponerse a la realidad, aceptar su presente pero no resignarse, que fuera capaz de tener esperanza.
Así, proporcionándole los hilos adecuados con los que pudiera tejer un cambio, la doté con una cualidad especial que la diferenciara del resto de sus congéneres. Esto me abrió un amplio abanico de posibilidades de cara a elaborar el secreto que el lector va conociendo de su mano, siendo cómplice de cómo va tomando forma. Y llegado el momento de cómo se convertirá en el elemento que configurará el cambio hacia un nuevo destino.
Lo más importante a la hora de describir y crear a un personaje, es dotarlo de credibilidad y para ello necesitaba trazar cuidadosamente los detalles de su carácter, su forma de reaccionar ante cada situación a la que se enfrentaba. Además de una cualidad especial, decidí darle la oportunidad de conocer el amor verdadero en una bonita historia de amor prohibido con un hombre que, de acuerdo a las leyes sociales de la época, nunca la habría mirado como una mujer: su capataz, que por supuesto, es un hombre blanco.
Con Evelyn quise hacer un pequeño homenaje a la memoria de todas esas mujeres que vivieron en una espiral de condiciones que no merecían, heroínas por el mero hecho de sobrevivir cada día de sus vidas. Mi heroína pasa por múltiples situaciones límite y por otras que la compensarán por el sufrimiento pasado. 
Lo que más me ha gustado de este personaje es su capacidad para amar y perdonar, su bondad, y que gracias a ella he aprendido que el amor y la esperanza son algo más que palabras.


Marian Rivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario