martes, 28 de febrero de 2017

El rincón de mis lecturas/ Una tienda en París

Portada de la novela

Dar mi opinión sobre esta novela se me antoja una tarea difícil y es que ha despertado en mí sensaciones contradictorias. No ha sido hasta bien avanzada la trama, más o menos cuando llegué a la página 115, que quedé atrapada por su lectura, por el influjo de Alice, su protagonista y por Teresa, la otro mujer que años después se ve arrastrada por la primera hacia la ciudad de las luces.
A partir de aquí esta obra dejo de ser una historia más, para convertirse en un delicioso paseo por el París de los años 20, una época de lujo, desenfreno, bailes y champan que fue toda una revolución a nivel artístico. Llegué a envidiar a Alice por codearse con personajes reales que marcaron una época y que aún hoy siguen influyendo y creando tendencia, como la gran Coco Chanel, cuyo legado en la moda perdurará para siempre.
Ha sido maravilloso para mí acompañar a este personaje en su batalla personal por romper con su vida anterior, por olvidar de donde venía, aunque a veces su comportamiento errático y egoísta me enfadaba y descolocaba. Nunca olvidaré la escena en la que sale de una fiesta y se encuentra con alguien que forma parte de su pasado y ella finge no ver.
Alice es fuerte, posee ganas de comerse el mundo, de entregar su alma al amor y busca el éxito desesperada, desnudando su cuerpo y alma en el camino. Vivirá luces y sombras y al final de ese recorrido recogerá lo sembrado pagando un precio.
La otra protagonista es Teresa, una joven con una fuerte conexión con Alice gracias a un cartel que compra a un anticuario que había sido de su propiedad. A partir de aquí su vida da un vuelco: el amor, las ansias de volar del nido de su tía, su sed de vivir y la sensación de que algo más la espera fuera de su hogar, la llevarán a Paris a perseguir su sueño.
Si París siempre es una buena idea, conocerlo de la mano de la fluida pluma del periodista Máxim Huerta lo es aún más. Varios de los escenarios en los que transcurre la historia son reales, y me han animado a volver a la ciudad del amor para visitarlos, ya que me he quedado con ganas de más, sobre todo tras leer su final, evocador y poético, digno broche de oro para una novela que habla del sentido de los sueños.
¡Nos leemos!

Marian Rivas

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Nunca me había planteado leer esta novela, pero después de leer tu reseña, me ha picado el gusanillo. Lo único que me tira para atrás es que dices que te ha costado 'entrar' een la historia.
    Acabo de conocer tu blog y por aquí me quedo.
    Te invito a pasarte por el mio, estoy empezando y me haría mucha ilusión
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias. Sí es verdad que me costó un poco meterme en la historia, pero al final la disfruté mucho. Dame la dirección de tu blog y te sigo. Un abrazo

      Eliminar