lunes, 9 de mayo de 2016

El rincón de mis lecturas/Suite Francesa

SUITE FRANCESA
Portada de la novela


Desde que vi la película en la que se ha basado esta novela supe que tenía que leerla. Si la historia narrada en la gran pantalla había conseguido llenarme de un sin fin de emociones, estaba segura que la novela lo haría mucho más, y así fue.
La delicada y exquisita pluma de Irène Némirovsky cuyo abrupto destino final dejó parte de la obra inacabada, nos sitúa en la Francia ocupada de la II Guerra Mundial, acontecimientos que ella misma vivió de primera mano.
La novela se divide en tres bloques:
El primero funciona a modo introductorio presentándonos a algunos personajes y como a causa de la ocupación de los nazis en Francia, tienen dejar sus vidas atrás y macharse de sus hogares para tratar de huir de la barbarie. Así conocemos a una joven y a su amante, un hombre mayor al que le molesta tener que marcharse, a una mujer y su familia, etc.
El segundo bloque corresponde a la parte que se desarrolla en el film del mismo nombre, en el que son protagonistas Lucile Angelier y su suegra, una anciana cascarrabias y reservada que no ve con buenos ojos el matrimonio de su hijo con esa mujer a la que no soporta. Desesperada por la ausencia de su hijo, del que lo último que supo es que lo cogieron prisionero, su vida dará un vuelco inesperado cuando tenga que soportar al enemigo en casa en forma de un soldado alemán que se instala en la mansión convirtiéndose en el amo y señor de esta.
Portada de la novela con cartel de la película

Para Lucile la presencia del alemán será un rayo de luz en medio de la oscuridad en la que vive inmersa, desde el día en que se casó con aquel hombre que su padre escogió para ella y que tenía una amante en París.
Lo especial de esta novela es que se desarrolla en la misma época en la que vivía la escritora, de hecho, es imposible no pensar que la realidad en la vive inmersa no iba a afectar directamente al desarrollo de la misma.
Cartas, notas manuscritas y un cruel destino completan la última parte de esta obra en la somos partícipes a través de la palabra escrita de la angustia de esta escritora de origen judío y su lucha por sobrevivir.
Quizás sea de la historias que, aunque ficticias, tienen más de un atisbo de realidad, y nos hacen participes de su testamento de vida.
Recomiendo esta novela por varias razones:
Porque su forma de narrar en cada palabra, atrapa y emociona, porque sus desgarradoras cartas te llegan al alma y sobre todo por la historia que hay detrás del manuscrito original de Suite Francesa.
Para recordar.

Marian Rivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario